fbpx

Ciudadanía Ecológica – ¿Cura para el Cáncer Ambiental?

Por: Gabriel Jaime Rico
[email protected]

Una de las características del cáncer es ser psicosomático (de las interrelaciones de la mente y el cuerpo) y una de sus principales causas es la influencia del medio ambiente en nuestras condiciones de vida. Al ritmo que llevamos en el deterioro de nuestras ciudades la temperatura aumentará un grado centígrado cada 10 años y posiblemente en menos de un siglo no tendremos sombra donde protegernos, por eso el medio ambiente, hoy, ha dejado de ser patrimonio exclusivo de la ecología y de los ecologistas para ser un problema de los ciudadanos y de la ciudadanía.

En regiones como Cundinamarca, Antioquia, La Guajira y los Santanderes los reportes sobre la calidad del aire han evidenciado niveles de micro partículas contaminantes por encima de la regla permitida.

En el Valle de Aburrá el caso es, crítico. Las estaciones de medición por costumbre permanecen en rojo y naranja, situación que genera una disminución notoria en la calidad de vida y compromete la salud pública, pues las partículas del aire respirable de esta subregión antioqueña, tienen la mayor parte de su masa integrada por un material que se denomina carbón negro, una sustancia que científicamente ha sido clasificada como cancerígena.

De lo anterior se suele hablar mucho, sobre todo cuando todas las alarmas se prenden. Y solo nos dedicamos a eso: a hablar. Pero si queremos tener ciudades donde podamos respirar –condición elemental para existir- es necesario hablar menos y hacer más.

Es el momento de empezar a pensar en Colombia en un nuevo modelo: la ciudadanía ecológica, aunque sea solo por supervivencia y al menos por eso, hablemos menos y hagamos más por nuestro ambiente.

Fuente: Diario ADN