Las diferentes amenazas que enfrenta el jaguar como la caza furtiva, la disminución de sus presas y la deforestación causan lentamente la extinción de esta increíble especie.

Lastimosamente el jaguar se ha visto obligado a aislarse en zonas muy pequeñas por las amenazas a las que se ve enfrentado. El comercio ilícito de partes de jaguares y la caza furtiva se han incrementado en los últimos años. Sus pieles, dientes y cráneo han sido confiscados a extranjeros de la zona en diversas ocasiones, así como sus huesos que se usan para crear diferentes objetos decorativos.

La deforestación también es una amenaza en crecimiento, pues además de destruir el ecosistema del jaguar y de las otras especies de las que se alimenta, fragmenta su territorio. Esto significa que la especie queda aislada en determinadas zonas sin poder recorrer grandes distancias para aparearse o alimentarse.

Los ganaderos son otra de las amenazas que enfrentan los jaguares, pues los matan para deshacerse de ellos y evitar que se coman su ganado. Las tierras para ganadería remplazan los bosques y en muchas ocasiones los jaguares acaban cazando estos animales, pues son presas fáciles que se encuentran en el espacio que esta especie considera su hábitat, llevando a la especie humana a competir por recursos y hábitats con este gran felino.

Te invitamos a unirte a los esfuerzos para proteger esta especie, su historia y su futuro. Es fundamental combatir estas amenazas y conocer este grandioso animal para así luchar por su protección.