fbpx

Deforestación en el Amazonas supera las 87 mil hectáreas

Según la más reciente encuesta de percepción ciudadana Amazonas 2030, en la Amazonía se han deforestado más de 87 mil hectáreas de bosque, debido a la contaminación y la llegada de empresas a explotar la vegetación.

El Ideam reveló que en los últimos dos años la cifra deforestada corresponde al 45% del total de tala de bosques en el país.

Los resultados de Amazonas 2030 muestran que la zona que comprende los departamentos del Caquetá, Guaviare y Putumayo, es donde más bosques se han perdido; y en el 2012 las cifras fueron críticas, en donde en una escala de 0 a 100 donde 0 es el peor escenario, el puntaje obtenido en el Caquetá y Putumayo fue de 7 y 0.

En el caso del departamento del Caquetá, cuya deforestación se encuentra en estado crítico, se ha pedido a las autoridades para que intervengan en este problema que es consecuencia de los cultivos ilícitos, la ganadería, la minería ilegal y la extracción de madera.

El director de la Fundación Gaia Amazonas aseguró que “si perdemos el Amazonas perdemos la lucha contra el cambio climático”, debido a que la deforestación reduce la absorción de CO2 y perturba el ciclo hídrico de los bosques, lo cual disminuye su capacidad para captar agua y mitigar el cambio climático.

En contraste, en la misma escala de 0 a 100, los departamentos que presentan un estado normal de dimensión ambiental, fueron Amazonas, Guainía y Vaupés, con un puntaje de 67 puntos, lo que indica que en esa zona se protegen los ecosistemas selváticos. Sin embargo, en estos departamentos aún persiste gran porcentaje de cultivos ilícitos, ganadería, explotación minera y maderera.

CULTIVOS ILÍCITOS SON LA CAUSA

En 50% se ha incrementado el área de coca cultivada en la Sierra de La Macarena, departamento del Meta, cifra revelada por el Censo de Cultivos ilícitos 2012 de Undoc y el Ministerio de Justicia donde además el 73% de cultivos ilícitos en parques naturales está en los parques amazónicos Macarena, Nukak y La Paya.

Según este censo, se indica además que en el país el área sembrada de coca disminuyó en un 25%, y a final del 2012, se registraron 48.000 hectáreas de coca sembrada, una de las causas de la deforestación en el Amazonía.

Además, y con los resultados del índice Amazonas 2030, Putumayo registró según la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito, Undoc, 6,148 hectáreas sembradas con cultivos ilícitos de coca; le sigue Guaviare, con 3,851 hectáreas.

Según el informe, los cultivos de coca en Putumayo y Caquetá han oscilado entre 5 y 20 mil hectáreas desde 2002. “En 2012 el 20% de la coca del país se encuentra en esta región, con una reducción del -26%”, señala.

A pesar de la disminución de estos cultivos en algunos departamentos, en la Amazonía es preocupante ya que en vez de aumentar o disminuir el porcentaje, se ha dispersado la problemática en la región, que afecta la biodiversidad y el área selvática.

“Los cultivos de coca en Putumayo y Caquetá se caracterizan por una alta dispersión; sin embargo en 2012 se puede observar una tendencia al crecimiento en el piedemonte al sur del Caquetá y el el interfluvio Caguán – Orteguaza. Las zonas donde más se redujeron se encuentran en la frontera con Ecuador”, asegura el informe.

Finalmente y de acuerdo con la Encuesta de Percepción Cuidadana 2013 de Ipsos Napoleón Franco, de las 1363 personas entrevistadas, el 76% aseguró que estos cultivos han afectado sus vidas, ocupando el primer lugar de percepciones negativas donde le sigue el conflicto armado.