Etiqueta: Atmósfera

Hazte Socio para salvar el Amazonas

Hazte socio, una alternativa para salvar el Amazonas.

14 de enero  2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Descubre más acerca de nuestro nuevo programa de membresías Hazte socio, de donde nació y por qué creemos firmemente en que más allá de un programa de adopción de árboles, es un espacio transformador.

Día a día nos hemos preguntado qué podemos hacer por el planeta, que acciones podemos tomar para proteger la naturaleza y sentir que realmente estamos impactando positivamente. Es muy común sentir que nuestros hábitos, cambios en nuestras rutinas y actos en pro del medio ambiente pueden parecer pequeños frente a las grandes problemáticas que enfrenta el planeta.

Sin embargo cualquier acción por más pequeña que pueda parecer, puede ser transformadora y replicarse en las personas que están a nuestro alrededor para crear un cambio que sea realmente significativo. Sin embargo queremos presentarte una alternativa para salvar el Amazonas y apoyar a las comunidades indígenas que habitan este increíble ecosistema.

Como ya has de saber, los programas de membresías no son algo nuevo en el mundo. Mensualmente puedes suscribirte a Netflix y ver películas y series ilimitadas, o hacer un pago recurrente en aplicaciones como Spotify y escuchar la música de tu artista favorito. Pero, ¿qué tal ser un agente de cambio? ¿Qué tal si tu membresía significa un mejor futuro para las comunidades del Amazonas y para la selva misma? Sin contar los beneficios que también obtienes. La era digital en la que estamos viviendo nos permite eso y mucho más, crear una comunidad en pro de un mejor futuro es una oportunidad única y tú puedes ser parte.

¿Qué tiene de especial el Amazonas?

Sabemos que la Amazonía es el lugar más importante de la tierra. Además de contar con la reserva de carbono más grande del planeta y ser un ecosistema esencial para combatir la crisis climática, alberga una biodiversidad única y supremamente relevante para el mundo entero, (casi el 30% de la biodiversidad mundial), está habitada por más de 350 grupos indígenas ancestrales y cuenta con una de las fuentes hídricas más importantes para el planeta.

Las amenazas que enfrenta el Amazonas además de impactar negativamente en el ecosistema, ponen en riesgo recursos invaluables para toda la humanidad.

Entendemos que el Amazonas es uno de nuestros mayores tesoros naturales, un lugar donde abunda la diversidad natural y cultural y qué  se enfrenta actualmente a problemas gigantescos como la deforestación y  el aumento en la temperatura global. Así mismo  las comunidades indígenas día a día ven en riesgo su historia y ancestralidad, y se ven obligados a hacer frene a  muchos otros problemas. [Leer también: Deforestación y destrucción de la ancestralidad indígena.]

De querer cambiar estas problemáticas a las que se enfrenta la Amazonía, proteger sus invaluables recursos naturales y de nuestro sueño de unir a las personas en la acción por el clima y en la transformación de la sociedad, nace Hazte Socio.

Ahora… ¿Qué es Hazte Socio?

Además de un programa de adopción de árboles recurrente, Hazte Socio es la oportunidad de ser parte de una gran comunidad que cree firmemente en la protección del Amazonas, pero sobre todo en el valor del conocimiento y la protección de las comunidades indígenas que habitan este gran santuario. Ser socio de Saving The Amazon, de esta gran tribu de agentes que le apuestan a la protección del lugar más biodiverso del mundo, es la oportunidad de lograr ese cambio que muchas veces vemos tan lejano, es un impacto con el que tendrás un alcance global.

Hoy adoptas 1, 6 o 12 árboles, tú eliges, y el día de mañana, incluso sin darte cuenta, tendrás un bosque inmenso en la Amazonía, sabrás palabras indígenas que antes no conocías, habrás descubierto lo que significa ser socio de Saving The Amazón, ser un creyente de un mejor futuro y un agente de cambio del mundo.

Te invitamos a que nos dejes todas las preguntas que tengas sobre nosotros y nuestro programa Hazte Socio y a que te animes a ser parte de esta gran familia, haciendo clic aquí.


Conocer más

El poder cíclico de la naturaleza

El poder cíclico de la naturaleza.

5 de noviembre 2020

Tiempo de lectura: 6 minutos

La naturaleza está todo el tiempo en constante cambio. Está formada por diferentes ciclos y fases que transforman nuestro entorno y a nosotros mismos todo el tiempo. Estos ciclos los observamos en la luna, las plantas, las estaciones del año, el crecimiento de los seres humanos e incluso la menstruación. Tal vez hayas escuchado alguna vez sobre la conexión entre el ciclo de la luna y la menstruación, o la luna y las plantas, así como también sobre otros que se relacionan de manera más directa como los ciclos naturales del agua, el oxígeno, el carbono o el nitrógeno. En esta nueva entrada de nuestro blog, te contamos un poco más sobre la relación entre los diferentes ciclos que vemos y experimentamos día a día, así como todos esos secretos ancestrales que se esconden detrás de estas creencias.

Una de los vínculos más relevantes dentro de los ciclos de la naturaleza es el temporal. El ciclo de la luna y la menstruación duran el mismo tiempo, de allí que muchas creencias partan de la idea de que estos dos ciclos están directamente relacionados.

Las diferentes fases que atraviesan cada uno de estos fenómenos durante sus ciclos son la evidencia de que estamos en constante evolución, es decir en cambio constante. Entender estos ciclos es comprender el mundo que nos rodea como un espacio en el que todo renace de nuevo cada cierto tiempo. En esta ocasión nos hemos aliado con Bloom para contarte más sobre estos procesos y relaciones entre los ciclos de la naturaleza y el hombre. Nos hemos dado cuenta de que no tenemos miedo a ensuciarnos las manos y decidimos conectar los diferentes ciclos de la naturaleza para comprender el ambiente de cambio que todo el tiempo estamos viviendo en el mundo. Todos somos cíclicos, todos somos naturales. Descubre todo lo que se esconde detrás de estas relaciones ancestrales y como podemos sacarle el mayor provecho a las mismas.

Existen diferentes elementos que pueden conectar un ciclo con otro. Los ciclos naturales que permiten la vida, por ejemplo, se interrelacionan para crear así una receta equilibrada y perfecta para la existencia de los seres vivos en el planeta con elementos como el oxígeno, el agua, el nitrógeno o el carbono. Por otro lado, podemos encontrar ciclos como el de la luna, las plantas o incluso el de la menstruación que no siempre se interrelacionan directamente entre sí por las diferentes fases que los componen, si no por otras condiciones como lo son el tiempo de duración del mismo ciclo, que según creencias populares y ancestrales afecta otros seres vivos y fases de otros seres de la tierra.

 

¿La luna rige realmente  los ciclos naturales?

La luna y la presión que ejerce sobre la tierra afectan directamente a las mareas, las plantas, la tierra e incluso al comportamiento humano.

Desde niños hemos escuchado afirmaciones como siembra tus plantas en luna nueva o pódalas en cuarto creciente o, córtate el pelo en luna llena, y si bien no todas estas afirmaciones vienen de casos demostrables, es un hecho que las fases lunares afectan la tierra de diferentes maneras y así mismo a los seres que la habitan. A pesar de que podamos pensar que estas son solo creencias populares, el efecto de la luna en las cosechas y las siembras esta demostrado y refuerza la cualidad cíclica de la naturaleza. La luna contribuye al crecimiento y germinación de los cultivos. Desde nuestros abuelos hasta las comunidades indígenas ancestrales  estos conocimientos han ido migrando hasta el punto que hoy en día escuchamos estas creencias y aún son aprovechados al máximo. Cada fase de la luna afecta de manera diferente las plantas, te explicamos el efecto de cada una.

 

La luna nueva es la etapa en la cual la luna no refleja la luz. En la agricultura este ciclo se conoce como ciclo de reposo, ya que al disminuir drásticamente la luz de la luna, las raíces y las plantas crecen más lento que en otras fases. Estas etapas son perfectas para realizarle mantenimiento a las siembras y a nuestras plantas, ya que aprovechamos el estado de “reposo” para evitar someterlas a un nivel más alto de estrés en otras fases de la luna.

 

 

 

Cuarto creciente. Durante esta fase la luna se acerca un poco a la tierra y la presión sobre nuestro planeta aumenta. Durante este periodo tanto la planta como el terreno sufren cambios que afectan el desarrollo de las siembras. La luz lunar incrementa y los cultivos empiezan a tener un crecimiento un poco más balanceado. Mientras que en el suelo se producen movimientos del agua por la presión de la luna, permitiendo que las semillas absorban más agua y germinen un poco más rápido, y aunque la luna no es un factor determinante, si puede favorecer al desarrollo de los cultivos.

 

 

 

Luna llena. En esta fase podemos ver la luna en su totalidad, y marca la mitad del mes lunar. Gracias al aumento en la luz de la luna, las hojas de las plantas tienden a desarrollarse más rápidamente y así mismo el movimiento de agua es mayor.

 

 

 

 

 

 

Cuarto menguante. Esta etapa se produce antes de luna nueva y después de luna llena. Durante esta fase la luna empieza a disminuir su visibilidad, la luz lunar empieza a disminuir con el paso de los días y hay menos actividad en la vegetación, ocasionando que las plantas vuelvan a un estado de reposo para la luna nueva.

 

Si quieres conocer más sobre la relación de las plantas y la luna haz clic aquí y descubre todos los beneficios que puedes obtener de la naturaleza

La luna cíclica y la menstruación.

Otra relación de la que seguramente hemos escuchado es la de la luna con el ciclo menstrual. Desde tiempos ancestrales se han asociado las fases lunares con el ciclo menstrual de manera temporal, ya que los dos se encuentran divididos en 4 fases y les toma aproximadamente 28 días completar un ciclo. Con Bloom queremos contarte como se relacionan estos ciclos entre sí y con la naturaleza a partir de esta creencia ancestral.

Desde Saving The Amazon y Bloom queremos invitarte a reconocer tus ciclos como naturales y a entenderlos para aceptarnos como parte de la naturaleza.

Diferentes creencias han asociado directamente el comienzo del nuevo ciclo menstrual y la fase lútea -que da fin al mismo- con las fases lunares desde la luna nueva hasta la luna menguante, y, asimismo, gracias a esta relación temporal, se han creado diferentes rituales que pueden permitirnos tener una mayor sintonía con la naturaleza. Te invitamos junto a Bloom a conocer las diferentes maneras que tenemos para conectar con la naturaleza mediante nuestros ciclos biológicos y los ciclos naturales y a que descubras los procesos que unen a las personas con la tierra. Si quieres conocer más sobre estas relaciones ancestrales no te puedes perder La menstruación, la luna y el poder cíclico de la naturaleza.

 

Cada vez reafirmamos la conexión que encontramos entre cada ser, cada elemento, cada fenómeno que existe en el mundo. Entender y  conocer estas relaciones nos permite también reconocernos a nosotros mismos como seres naturales conectados con la tierra. ¡Sigamos descubriendo todos los secretos del mundo y el sinfín de posibilidades que nos ofrece la naturaleza para vivir de manera sostenible y equilibrada!Sigue descubriendo con nosotros el Amazonas y el mundo.

 

 

 


Conocer más

La atmósfera es esencial para la existencia de la vida

La atmósfera, esencial para que la vida sea posible.

22 de octubre  2020

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

Hay planetas en donde la densa atmósfera de gases invernadero los lleva a tener una temperatura superficial que podría fundir el plomo. Hay otros, o incluso la tierra mucho antes del periodo intensivo de impacto de meteoritos, que en su superficie guardan elementos radioactivos productores de un calor abrasador*. Tal vez durante ese tiempo de enfriamiento de la tierra, hace millones de años, habían condiciones óptimas que permitían una especie de vida en planetas como Marte o Venus. ¡Ahora hay vida en la tierra! Pero, para entender qué permite que esto suceda, es necesario comprender que hay toda una serie de condiciones y factores que hacen de nuestro planeta un lugar óptimo para la vida. Pero entonces… ¿Es la tierra tan especial como creemos?  Te explicamos todo eso que quieres saber y mucho más.

“Las diferentes capas de la atmósfera existen porque los átomos de los gases interactúan de manera diferente a medida que nos alejamos de la superficie de la tierra, es decir que estas capas se generan por la interacción de los átomos de gas con la disminución de presión, temperatura y densidad a medida que aumentamos la altura.” en Atmósfera terrestre

¡Te sorprendería saber todas las circunstancias que permiten que estés hoy leyendo esto! La vida en la tierra sería inimaginable de no ser por una serie de condiciones muy especificas y vulnerables a los cambios abruptos producidos por el cambio climático. La atmósfera es una de ellas. La producción de oxígeno, el bloqueo directo de los rayos ultravioleta, el ciclo hidrológico, entre otros, son solo algunas de las condiciones que están interconectadas y que ante cualquier modificación alteran directamente la atmósfera y por consecuencia nuestra vida.

Cuando hablamos de estas modificaciones ambientales, hacemos referencia comúnmente a efectos que contaminan ciclos de vida y a las capas que protegen la tierra. La contaminación atmosférica es un problema que afecta a cada ser viviente del planeta y está en nuestras manos impedir una crisis climática aún peor, pues, si no cambiamos nuestros hábitos y forma de actuar, nuestra vida en la tierra podría ser historia. Si no sabes muy bien qué es la contaminación atmosférica o cuál es la diferencia entre atmósfera, hidrósfera y todos los ciclos que hay en el planeta y que permiten la vida ¡sigue leyendo!

*Estudio publicado en la revista Nature Science, por Jellinek de la Universidad de Columbia Británica.

La atmósfera es realmente indispensable

La atmósfera es una mezcla de gases estables, de aproximadamente 10.000 km de espesor, unidos al planeta por la fuerza de gravedad que rodea la litosfera e hidrosfera y que envuelve la tierra. ¡Sin ella, la tierra sería un mundo hostil y estéril!

Entre sus funciones más importantes están:
Nos suministra el oxígeno:

Provee a los seres vivos de gases imprescindibles para la vida como el oxígeno. Es el segundo gas más abundante y se encuentra en la troposfera, la primera capa de la atmósfera, en donde habitan los organismos, plantas y seres vivos que aprovechan este elemento.

Permite la existencia del agua:

Forma parte del ciclo hidrológico, el ciclo del agua que todos los seres vivos necesitamos para vivir. Gracias a la atmósfera se forman nubes y hay un clima adecuado para que el agua se transporte de un lugar a otro. Mira también: Infografía sobre el ciclo hidrológico

Es un bloqueador natural:

 Nos protege de la mayor parte de la radiación ultravioleta, pues el ozono presente en la atmósfera absorbe a la mayor cantidad de rayos que provienen del sol.

Proporciona una temperatura ideal: 

Permite que el ambiente del planeta se regule a una temperatura ideal para la vida. El CO₂, presente en la atmósfera en una cantidad menor al 0,1%, permite que la temperatura del planeta se mantenga estable, bloquea parte del calor de los rayos del Sol durante el día y en la noche, mantiene el calor cercano a la superficie.

Es un escudo protector: 

Nos protege de meteoritos, ya que al tener que pasar por varias capas a diferentes temperaturas suelen desintegrarse con la ayuda de los gases de la atmósfera, pues las moléculas están en constante movimiento y al chocar con los meteoritos se van desintegrando por su gran velocidad.

Podemos escuchar los sonidos gracias a la atmósfera:

Permite que el sonido viaje en forma de ondas, por lo tanto gracias a la atmósfera puedes escuchar música y a las personas hablar. Las ondas sonoras no pueden desplazarse en espacio vacío, pero pueden hacerlo a través de los gases presentes en el aire.

Leer también  La enigmática atmósfera terrestre

La contaminación atmosférica afecta nuestra vida

Todos estos factores, así como los ciclos que permiten la vida como el del oxígeno y el del agua, dependen directamente de la existencia de una atmósfera estable. Entonces, ¿qué pasa con la contaminación atmosférica? El dióxido de carbono, que idealmente se encuentra en una baja concentración en la atmósfera, juega un papel esencial, ya que evita que la radiación directa que nos llega del Sol sea devuelta en su totalidad al espacio. Es decir que permite el ingreso de la radiación solar pero impide que todo el calor se escape para que la tierra tenga una temperatura promedio que permita la vida.

Pero el incremento indiscriminado de este gas causado por procesos industriales, el uso de combustibles fósiles y la tala de bosques que absorben el CO₂ causa un desequilibrio en la atmósfera. De esta manera, la concentración de dióxido de carbono aumenta, la luz solar sigue entrando, pero el calor cada vez encuentra más difícil su posibilidad de salir, generando así todas las consecuencias del calentamiento global por el incremento en la temperatura.

Esta contaminación de la atmósfera, causada por el aumento del dióxido de carbono, es realmente un desequilibrio en la proporción de gases que la componen. “Si el hombre rompe este equilibrio liberando por ejemplo el dióxido de carbono contenido en los combustibles fósiles, la naturaleza tiende a autorregularse hacia un nuevo equilibrio alterando para ello el que existía”1. Realmente una contaminación atmosférica mayor seguirá causando un incremento en el calentamiento global y con ello los resultados que ya estamos viendo: un intento de la tierra de recuperar su equilibrio natural.

1.Cambios en la atmósfera que alteran el equilibrio de la Tierra por Juana Fernández en Vida universitaria de la Universidad de Navarra.


Conocer más