Etiqueta: Siembra

Jornada De Entrega De Regalos Con Niños De Las Comunidades De Mitú

El departamento del Vaupés presenta el más alto índice de desnutrición infantil en la población indígena. Por este motivo Saving the Amazon integra a estas comunidades indígenas en el proyecto de salvar la Amazonía a través de la siembra de árboles en sus comunidades. Dichos árboles son frutales, por lo que ayudan a establecer una seguridad alimentaria para la población infantil. Adicionalmente, reciben una bonificación por sembrar y cuidar estos árboles. La semana pasada, visitamos Mitú para realizar las actividades de documentación de comunidades y verificación de siembra de árboles. Tuvimos la oportunidad de llevar a cabo una jornada de sensibilización para las personas que habitan esta región y que pertenecen a la asociación indígena de AATICAM (Tayazu, Santa Cruz, Trubon, Timbó y Pueblo Nuevo). Creamos un espacio de esparcimiento para más de 250 niños pertenecientes a 120 familias que viven distribuidas en dichas comunidades, haciendo entrega de obsequios para que los pequeños pudieran disfrutar de juegos y de una oportunidad en el día para vivir su niñez alejados de las posibles situaciones que afecten el normal desarrollo de sus actividades debido a la situación económica y social a la que se enfrenta la región. Las autoridades nativas de la Asociación de Aaticam, que reúne 1164 integrantes en las comunidades beneficiadas por el esquema, agradecieron el detalle que se tuvo con los pequeños y por toda labor que se ha venido desarrollando para salvaguardar la selva donde están los sitios sagrados de sus comunidades, despensa de alimento y supervivencia.

Así se vivió la jornada.

Conocer más

BOSQUES DE PAZ: UNA INICIATIVA INDÍGENA CONVERTIDA EN POLÍTICA PÚBLICA

Bosques de paz nace con la idea de implementar un modelo de gestión sostenible de los territorios, que busca integrar la conservación de la biodiversidad con proyectos que son productivos para las comunidades que habitan en la región. También, busca constituirse como un monumento vivo de paz y memoria histórica de la terminación del conflicto, en el marco de la constitución de una paz estable y duradera. Es una forma de conmemorar a las víctimas del conflicto armado, a través de una acción que motive al recuerdo y a la reflexión, que propicie el tránsito entre las distintas interpretaciones personales de un pasado y pase a ser de entendimiento colectivo de todo un país. Esto permitirá facilitar la aceptación de los hechos victimizantes y una manera de encontrar un alivio al dolor causado por los mismos.

Nuestra misión es replicar este proyecto en todos los lugares del territorio nacional, dándole prioridad a las áreas más azotadas ambiental mente por el conflicto armado, materializándolo a través de proyectos regionales y locales. “Los miembros de las comunidades organizadas beneficiarias del programa Bosques de paz, podrán ser capacitados en educación ambiental y prácticas productivas sostenibles, para apoyar las acciones orientadas a la conservación de las áreas de Los Bosques de paz, y serán denominados Guardianes de paz y ambiente”

Dichos proyectos regionales y locales, buscan generar un desarrollo sostenible para las comunidades; actividades productivas que serán formuladas a partir de la oferta natural que tengan dichos territorios con el fin de generar bienes y servicios que se puedan vender y comercializar  y así contribuir con la conservación, restauración y uso sostenible y responsable de los ecosistemas, a la generación de un mayor bienestar social y al fortalecimiento y diversificación de la economía local de manera sostenible, promoviendo así la inclusión social.

A  raíz de estas dinámicas y después de sembrar el segundo Bosque de Paz en el Vaupés, Mitú, el 28 de enero del año en curso viajamos a Bojayá, municipio que en el año 1998, sufrió uno de los ataques más violentos en la historia de la violencia en nuestro país. También visitaimos Encharcazón e Istmina. Allí, logramos establecer vínculos con las poblaciones afectadas, y a su vez, traer material de vuelta que nos permitirá documentar el legado de las víctimas del conflicto armado en Colombia, para desarrollar una plataforma web  participativa con el único fin de expresar nuestra solidaridad con las víctimas.

En homenaje a ellas, sembraremos juntos Bosques de Paz Bojayá. Por cada víctima un árbol que será sembrado con su nombre. Geo-referenciamos cada bosque con el nombre de la víctima y documentamos con imágenes para dar a conocer los hechos y reconocer  su caso a través de sus legados. Así aseguraremos que se recuerden todas estas dolorosas situación y se haga memoria de lo que allí pasó. “La masacre de Bojayá en 2002 transformó para siempre la relación de sus habitantes con las víctimas mortales de esta tragedia cuando se vieron obligados a enterrarlas en una fosa común sin posibilidad de realizar los rituales tradicionales”.

(Las musas de pogue )

 

-Carmen es cocinera y compositora del Chocó. Cuando tenía 17 años, ella y su familia fueron desplazados de sus tierras. Ahora vive en la comunidad de Encharcazón dónde cultiva árboles frutales. Como Carmen y a raíz de toda la ola de violencia,  muchas personas de la región quedaron sin oportunidades, sin empleos…muchas víctimas quedaron sin documentar. Hoy buscamos darles una oportunidad de renacer, de emplear en la comunidad este proyecto de desarrollo sostenible y adicional, perdurar en la memoria de todo el país y el mundo.

Conoce más sobre las comunidades  en nuestra serie web #BosquesdePaz que estrenará su primer capítulo el próximo jueves 15 de febrero #SoyColombiano.

 

 

Conoce más sobre como ser parte de este proyecto en Bosques de Paz.

 

Conocer más