fbpx

VERDE VAUPÉS

“Verde que te quiero verde,verde viento, verde ramas…”

García Lorca dramaturgo y poeta  nos dejó  en sus primeros  versos del Romance Sonámbulo, “Verde que te quiero verde” analogía a lo verde de la naturaleza, lamentablemente  el poeta no logro ver  los paisajes selváticos en la espesa Amazonía, más sin embargo su genialidad lo inspiró para saber que el “verde viento”  y  las “verde ramas” hoy nos inspiran para enamorarnos de aquellos árboles de los bosques que climatizan la tierra en el pulmón de la Amazonía.

La Amazonía alberga el 15% de la fauna del planeta y  el 31% de los bosques.

Y es que el departamento del Vaupés es verde en  un 96.5%, la extensión total de 54.135 km2 es un bosque  húmedo tropical nativo que  rodea parte de la Reserva Forestal de la Amazonía, 28.000  personas viven en medio de este altar natural y de los cuales un  90 % son nativos indígenas de 28 grupos étnicos, que son hoy por hoy, son  los guardianes de los bosques amazónicos y como lo llaman  los exploradores de la selva,  “territorio de los jaguares  de Yuruparí ”con un legado ancestral para reforestar la Amazonía   y asegurar  la supervivencia  del ecosistema, el oxígeno y la paz.

Los bosques del Vaupés se caracterizan por que en su ámbito se desarrolla una estrategia competitiva de muchas especies (por unidad de área), cuya gran biomasa hace un almacenamiento casi exclusivo de los elementos minerales que aportan nutrientes a la cobertura vegetal a manera de reciclaje. La fertilidad de la tierra, sin embargo, da paso a los bosques húmedos y muy húmedos tropicales, de gigantescos árboles hasta de 40 metros de altura y 3 metros de diámetro.

La vegetación del departamento presenta condiciones de drenaje de los mismos suelos que dan como resultados vegetaciones raquíticas herbáceas, arbustivas, de palmas, boscosa densa, vegetación de llanura o vegetación de suelos superficiales (donde existen afloramientos rocosos). Se identifican bosques naturales densos, bosques bajos de sabanas, sabanas arbustivas, y en mínima proporción por sabanas de gramíneas. El recurso flora es aprovechado por las comunidades indígenas y la población local, con distintos fines como; alimento, como medicina, suministro de madera para cocción, suministro de madera para construcción de viviendas e infraestructura, suministro de madera y otros productos para la elaboración de artesanías, con fines ornamentales, como suministro de productos industriales (látex, resinas, aceites, fibras, colorantes, etc.)

“Antes de vivir como seres humanos, nosotros

no teníamos nada para comer y

estábamos desesperados del hambre,

entonces anduvimos rebuscando, pero

no sabíamos que comer”.

~IPARARÍ

YAVIKARE ~HEHENAVA

Cada árbol del departamento del  Vaupés no sólo genera  oxígeno al planeta, produce  agua y alimentos a  los animales  de la región, también contribuye al bienestar y vida de los  resguardos indígenas. El casabe y la fariña, por ejemplo, son derivados de la yuca que es el único alimento para cada familia indígena,  en algunas comunidades como Timbo, Trubon y Tayazú,   también se está sembrando plantas frutales nativas y  medicinales, que en próximos  años darán frutos,  gracias al aporte de algunas personas en el mundo, las comunidades  siembran la tierra y luego disfrutarán de sus alimentos del verde Vaupés.